Las empresas que diversifican son las que al final subsisten

Hagamos un  viaje en el tiempo, a ver si te suena de algo: año 2006.Todavía no  había explotado la burbuja inmobiliaria y los españoles, junto con el resto del mundo, vivíamos en una especie de universo salvífico donde nada podía salir mal, todo era maravilloso, teníamos a mano un estado del bienestar maravilloso y el gobierno se permitía, incluso, un gasto social que nunca más hemos tenido.

Material para oficinas en Barcelona

Nos suena a todos, ¿verdad? Pues entonces ya sabemos cómo termina la historia: de repente se derrumbó el sistema de las hipotecas basura en Estados Unidos, el resto de países capitalistas se contagió y comenzó la crisis económica que todavía parece mordernos las espaldas cada vez que intentamos atisbar su finalización.

En el asunto quienes más perdieron fueron las empresas, que de repente se vieron envueltas en la imposibilidad de llevar adelante su día a día por falta de financiación. Sin embargo tal afirmación deberíamos matizarla, porque aunque ello es cierto no lo es menos que aquellos negocios que supieron diversificar salvaron los muebles. Y eso es una muestra enormemente pertinente de hasta dónde se puede avanzar con una empresa y lograr que ésta, aun en tiempos complejos, subsista sin problemas. O con los menos posibles.

Como no nos gusta hablar por hablar vamos a ejemplificar todo  lo que estamos diciendo con una cuestión en particular: el material para oficina. Todos somos conscientes de que éste es un elemento de primera magnitud para que cualquier negocio que se precie pueda seguir hacia adelante. Y sin embargo es un tipo de artículo que tiene que experimentar lo que estamos diciendo en este artículo, esto es, la necesidad, imperiosa necesidad, de diversificarse para subsistir.

¿A qué nos referimos? Pues a la obligación que tienen las empresas de iniciar el camino hacia la digitalización, pero conservando el aspecto tradicional y analógico. Esto, traducido al cristiano, viene a decir que es muy recomendable tener acceso al material fungible de toda la vida, como las agendas de papel… Y además tener la posibilidad y la vista de ir utilizando otro tipo de productos más tecnológicos, como las que podemos usar en una tablet o  en el móvil. Der esta manera llevaremos adelante nuestra praxis empresarial sin problema alguno, lo cual es una enorme ventaja en los tiempos que corren.

Y por supuesto, no dudes ni por un instante que lo que hoy en día nos demanda la sociedad es precisamente eso, la necesidad de trabajar en dos ámbitos, o en más, y ser multidisplicinar, diverso y abierto a los cambios. Solamente así lograremos un resultado eficiente y seremos capaces de capear, con mano firme, el temporal que aún azota la economía mundial.

This entry was posted in Noticias. Bookmark the permalink.